ENCUENTRO

.
.
Cuando ella lo conoció acababa de cumplir los veinticinco años. Cuando él la conoció ya llevaba dos años intentando bajar su consumo de cigarrillos. El día en el que ambos se conocieron, extrañamente había caído una lluvia sin que existiese razón aparente.

Ella era más bien sociable, le gustaba salir a tomar algo con sus amigas por las tardes y enterarse de cómo andaba la vida de cada una de ellas. Llamaba a sus padres diariamente y almorzaba con ellos cada día sábado.

Él por otro lado, era un tipo más bien solitario. Nunca conoció a su padre y a su madre la llamaba lo estrictamente necesario para no convertirse en un extraño. Acostumbraba a comer siempre en la misma banca del parque. A veces sacaba una hoja en blanco en la que intentaba escribir poesía, o en realidad, intentaba escribir cualquier cosa. Pero, la extraña lluvia de aquel día lo saco de su habitual rutina y lo obligo a buscar refugio bajo un paradero.


Cuando él la vio escapando de la repentina lluvia, nunca pensó que una mujer podría verse tan linda y tan mojada al mismo tiempo. Cuando ella lo vio, nunca pensó en que se perdería dentro de aquellos grandes ojos tristes que la miraban sorprendidos.

El primer día que se miraron extrañamente llovió una tarde azul de primavera.

Fue hace tanto tiempo que ya no recuerdan si fue la linda sonrisa de ella, o los ojos ensoñadores de él los que hablaron primero. Pero algo cruzo en el pensamiento de ambos durante los siguientes segundos en que dejaron de sentir que estaban solos en el mundo.

Aquel día, no solo llovió agua. En esa tarde no solo fueron gotas las que mojaron sus caras.


Ese día, sin lugar a dudas, estaba lloviendo encuentro.

1 Coments:

Sandra dijo...

que bonito :)

a ese personaje lo conozco..
a ella no.

top