Sin titulo

Pensó

El tema apropiado al poema es:
La vida es una ventana de un medio de transporte.
La vida es la pantalla de un teléfono smart
La vida es el hermetismo ignoto del instruido
La vida es la manifestación orgánica de un orgasmo.

Porque

El poema vive fuera del poeta,
más bien, el poema es quien da vida al poeta
El poeta sin el poema es un albañil, o un masón
El poema habla sobre alguien mirando por la ventana de un microbús
El poeta quiere escribir sobre el orgasmo sin sonar erótico, no puede, le falta un 30% más de Antin.

Entonces

Escribir sobre la vida es un tema manoseado
El poema revela la verdad absoluta de las cosas, pero este no le oye, los poetas nunca oyen nada
Al lado, alguien saca un libro de Whitman.

"Ven, quédate conmigo un día y una noche y te mostraré el origen de todos los poemas"

Sin título

.
.
.
I
Escribir Valentina: La distancia
es la certeza que hay entre tu aliento
y que soy más real cuando mis manos
están sobre tus manos clásicas y siento
el explotar del mundo con su olor a flores
dulcísimo y siento explotar tu espalda
en movimientos telúricos y abiertos en flor, barco, amor, la distancia está entre tu aliento y el mío, amor.

II
Estás en todas las lluvias en todas las gotas
de los dedos líquidos que bajan mi ventana,
estás en mi corazón y en el corazón de todas las lluvias: Tempestad única e irrepetible.
Tu amor es la forma de sentir lo vivo que está dentro y mi pecho se abre generoso a la distancia (que es tu aliento dentro de mi aliento); en tus ojos y en la distancia se encierra el sinfín secreto de mi propia lluvia, amor.

III
La vida es un ejercicio Valentina
lo puro e importante pasa sin tocarnos
el parabienes cíclico del un loco marca las líneas de un tigre
y sus garras existen dentro de mis dedos cuando escribo: Te quiero y naces
en flor distancia lluvia y vives en el barco de tu espalda
y en tus ojos
niña,
amor.

Aclarar ante todo las ideas.

.
.
.
El olor a sake es inconfundible
y se mezcla con el del microbús
igual, al fin es una analogía,
como si de Dios o Buda se tratara.

Hay una imagen en el que vende dulces
en el discurso aprendido por la fuerza:

Algo bello y perdido en la palabra.

Los trayectos son la rueda y el viaje
es la consecuencia, algo anecdótico,
cómo el sonido de un obturador.

Viernes 3 AM

.
.
.
Decidió descansar. Una opresión en el pecho no ayudaba a que se levantara de la cama, sentía la garganta gastada y el humor cansino y resignado. Lo acompañaba siempre el recuerdo de sus hijos. Estaba gris y el viento helado. Por los parlantes, Serú Girán cantaba sobre un sábado azul, y en su cabeza, la melodía de un tango parecía asonante y extraña mezclada con los sonidos del lugar.
No es que sea una solución -pensó- mientras apretaba el gatillo.

Aurora.

.
.
.
La foto era borrosa, 
la fracción pequeña y el error
de sentir los pasos tan lejanos,
audibles aún en tu cabeza.

El año fue borroso,
una música ruidosa e insistente,
había pavor en las sirenas,
en el verde o paco por la tarde.

Había pavor en las canciones, 
el humor vítreo, los gritos,
acordamos no oír gritos, acordamos
sacar fotos. El descuadre muestra
unas manos pequeñas, lejanas, audibles.

Acordamos no olvidar
que esas manos 
no volvieron a tocar
(nunca más)
a otras manos.
.
.
.
La profundidad del surco, el borrón
del que equivoca la ruta y el poema
toma caminos inciertos y aledaños,
perdiendo amor en el proceso.

Y las luces de los cargadores pasan a ser una,
el hecho de una habitación menos luminosa
es la certeza, 
como la fruta que se pudre en el refrigerador.

Entiendes al fin 
que congelar no conduce a nada:
Que todo lo que vive, está muriendo.
.
.
.
El carro que empujan los feriantes
por calle Artesanos, el humo
de un cigarro y la madera que aglomera
cuarenta de las mejores manzanas
que abren al mundo su muerte, su olor
a muerte mientra avanza, 
y unas manos callosas 
envuelven a una cómo un niño,
cómo Cronos devorando
la simiente del conocimiento,
el árbol del bien y el mal,
que hoy se reduce a un cajón barato
de tabla, pintado en una cara.

La palabra que elegí
para que sepas, fue simiente.

.
.
.
Y no a otras que alguna vez fueron Mia's y
marchan los autos por las grandes alamedas
y el Germán ya escribió de la insidia del sol sobre las cosas
y mi declaración de principios, Mia,
es más ambigua y anecdótica
que un tratado de tpp con China,
que un juicio oral abreviado
contra Hanna y sus hermanas.
Es que ella se bancó al Gudi Alen
y que se casara con la hija adoptiva de ambos
después de grandes papeles.
Piensen en sus madres, piensen mientras miran tele.
Quería escribirle a mi hija en verdad
pero no puedo hacerlo sin pena
y las ideas llegan en cúmulos por la noche
de que me sirven las pastillas para estar feliz si no duermo,
porque no me llega la idea a medio día
o en el almuerzo
tengo trayectos de dos horas
ida y vuelta, ida y vuelta
pero yo, cómo weón a las dos y pico
a sabiendas que mañana estaré cagado de sueño,
¿Viste? Esas cosas pasan por no ganar un globo de oro.

.
.
.
Redactar los oscuros acontecimientos
de 1(una) manera casual pero concisa
para alejar la luz que te molesta
porque en la noche, decía un poeta,
sale el brillo necesario para escribir.

Yo no creo en las palabras de otro
¿Porque creer en lo servil de las aguas?
El Sena no es el Mapocho
y ninguno es el mar que une a todos.

Los mensajes Europeos del surrealismo
fueron por Gomez Correa, por Cid,
por Arenas tomados, por Vicente.

El Nerudismo existe y nadie dice que sea malo.

Escucho y leo a los grandes poetas,
las grandes voces de mi generación,
no hay solvencia, no hay trasatlánticos
marmóreos trasatlánticos,
ni campeones de cacho, de dudo,
no hay oxidadas bicicletas,
y los helicópteros y los helicópteros.
El resto: Es litera-dura.

La mandrágora - dicen - se riega con semen.

.
.
.
Te amo con un amor rotundo hija
Cómo 43 de las 49 peleas de Marciano
Te amo con la insistencia del que escribe mal
con la paciencia del agua horadando
la roca o formando estalactita
Te amo de manera inevitable e imprecisa
con un amor no practicado de antes,
con temor y te amo también con pena.
Te amo sobretodo los viernes desde las 19:42 hasta los domingos cerca de las cuatro.

Cuando naciste hija, sentí lo mismo que debió sentir P. Picasso terminando Guernica, que M. Proust escribiendo la palabra tiempo después de haberlo perdido: "Acabo de ser tocado por un poder superior, algo cayó brillante y puso ante mi lo más transcendental que pudo haber creado".

Porque te amo hija, certera y absolutamente.
top