Sin Título

.
.
.
Eres la forma perfecta que tomó la molécula
y desde entonces, amor, eres semilla/musgo, eres brote
presencia en flor calendula, albahaca aroma a humedad
de tierra en la mañana, eres gigante para mi,
pequeño portento hija, un milagro indómito que crece.
Te escribí una vez que cuando naciste un poder vino
y puso ante mi algo bello que (ahora lo pienso)
es la forma absoluta y perfecta, la forma humana de interpretar
esa lengua extraña, que debe hablar Dios.




Sin Título

.
.
.
Hay un avance suave que como el musgo cubre
en parte/parte de mi como tú cubres contigo
mi corazón y hay un corazón tuyo dentro guardado
(mío) porque en sombras existe mi/tu permanencia
Eres lo real que se presenta y eres amor
las ramas más cercanas a la luz/en un bosque/y recibes
abierta el agua azul violeta, atmósfera verde y tuya es
la forma que tengo de ver el mundo.

No sabes: Escribo esto amor mientras tú duermes.

Sin Título.

.
.
.
Siento tuyo el brote en mi alma
avanza hasta ser parte de un todo
cuando tocan manos tuyas y mis ojos
son una sombra traslúcida
en ojos tuyos naciendo pequeños
brotes de albahaca y de menta ruda
llenas con tus pies un tercio, amor
al venir a buscarme llenas pequeños istmos,
manos cambiando mis manos 
y me besas dulcísimamente
con el sabor que tiene Dios al besar
cósmico una constelación, peces
o dioses huyendo en un mar cíclico
de yemas, iris, labios, mechones castaños,
cosas tuyas, ardiendo entre mis dedos.

Sin titulo


Pensó:

El tema apropiado al poema es:

a) La vida es una ventana de un medio de transporte.

b) La vida es la pantalla de un teléfono Smart.

c) La vida es el hermetismo ignoto del iniciado.

d) La vida es la manifestación química del orgasmo.

Porque:

a) El poema vive fuera del poeta,
más bien, el poema es quien da vida al poeta.

b) El poeta sin el poema es un albañil, o un masón.

c) El poema habla sobre alguien mirando por la ventana de un microbús.

d) El poeta quiere escribir sobre el orgasmo sin sonar erótico, no puede, le falta un 30% + de rictus.

Entonces:

a) Escribir sobre la vida es un tema manoseado

b) El poema revela la verdad absoluta de las cosas, pero este no le oye, los poetas nunca oyen nada, al lado, alguien saca un libro de Whitman.
"Ven, quédate conmigo un día y una noche y te mostraré el origen de todos los poemas"

c) Todas las anteriores.

d) Ninguna de las anteriores.

Sin título

.
.
.
I

Escribir Valentina: La distancia
es la certeza que hay entre tu aliento
y que soy más real cuando mis manos
están sobre tus manos clásicas y siento
el explotar del mundo con su olor a flores
dulcísimo y siento explotar tu espalda
en movimientos telúricos y abiertos en flor, barco, amor, la distancia está
entre tu aliento y el mío, amor.

II

Estás en todas las lluvias en todas las gotas
de los dedos líquidos que bajan mi ventana,
estás en mi corazón y en el corazón de todas las lluvias: Tempestad única e irrepetible.
Tu amor es la forma de sentir lo vivo que está dentro y mi pecho se abre generoso a la distancia (que es tu aliento dentro de mi aliento); en tus ojos y en la distancia se encierra el sinfín secreto de mi propia lluvia, amor.

III

La vida es un ejercicio Valentina
lo puro e importante pasa sin tocarnos
el parabienes cíclico del un loco marca las líneas de un tigre
y sus garras existen dentro de mis dedos cuando escribo: Te quiero y naces
en flor distancia lluvia y vives en el barco de tu espalda
y en tus ojos
de niña,
amor.

Aclarar ante todo las ideas.

.
.
.
El olor a sake es inconfundible
y se mezcla con el del microbús
igual, al fin es una analogía,
como si de Dios o Buda se tratara.

Hay una imagen en el que vende dulces
en el discurso aprendido por la fuerza:

Algo bello y perdido en la palabra.

Los trayectos son la rueda y el viaje
es la consecuencia, algo anecdótico,
cómo el sonido de un obturador.

Viernes 3 AM

.
.
.
Decidió descansar. Una opresión en el pecho no ayudaba a que se levantara de la cama, sentía la garganta gastada y el humor cansino y resignado. Lo acompañaba siempre el recuerdo de sus hijos. Estaba gris y el viento helado. Por los parlantes, Serú Girán cantaba sobre un sábado azul, y en su cabeza, la melodía de un tango parecía asonante y extraña mezclada con los sonidos del lugar.
No es que sea una solución -pensó- mientras apretaba el gatillo.

Aurora.

.
.
.
La foto era borrosa, 
la fracción pequeña y el error
de sentir los pasos tan lejanos,
audibles aún en tu cabeza.

El año fue borroso,
una música ruidosa e insistente,
había pavor en las sirenas,
en el verde o paco por la tarde.

Había pavor en las canciones, 
el humor vítreo, los gritos,
acordamos no oír gritos, acordamos
sacar fotos. El descuadre muestra
unas manos pequeñas, lejanas, audibles.

Acordamos no olvidar
que esas manos 
no volvieron a tocar
(nunca más)
a otras manos.
.
.
.
La profundidad del surco, el borrón
del que equivoca la ruta y el poema
toma caminos inciertos y aledaños,
perdiendo amor en el proceso.

Y las luces de los cargadores pasan a ser una,
el hecho de una habitación menos luminosa
es la certeza, 
como la fruta que se pudre en el refrigerador.

Entiendes al fin 
que congelar no conduce a nada:
Que todo lo que vive, está muriendo.
.
.
.
El carro que empujan los feriantes
por calle Artesanos, el humo
de un cigarro y la madera que aglomera
cuarenta de las mejores manzanas
que abren al mundo su muerte, su olor
a muerte mientra avanza, 
y unas manos callosas 
envuelven a una cómo un niño,
cómo Cronos devorando
la simiente del conocimiento,
el árbol del bien y el mal,
que hoy se reduce a un cajón barato
de tabla, pintado en una cara.

La palabra que elegí
para que sepas, fue simiente.
top