Mi colchón.

Los resortes de mi cama me impulsan el espacio
Pero no me dejan dormir
Se salen inquietos de tantas cachas que se le han pegado encima.

Reclama haciéndome mierda la espalda.

Me dice:
¡Mira gueón!, me hiciste cagar culiando, así que yo de puro culiao no te dejaré dormir bien.

Y ahí quedé, no tengo ni uno para colchón nuevo
y ya lo di vuelta por todos los lados posibles
solo me queda dormirme por el canto
y si pudiera, chucha si que lo haría.
¡Hasta un coito me pegaría así de ladito!

¡Que venga a reclamarme de nuevo el colchón conchesumadre…!
Lo voy a regalar y que le duerma encima un aguelo del hogar de cristo
pasao a pichí y cagado hasta el ombligo.

¡A ver si se queja tanto el gueón entonces!

1 Coments:

náyades sirenas dijo...

jajajaja!!
qué cruel lo que dijiste del abuelito, debe ser súper triste terminar en el Hogar de Cristo...
pero bien merecido que se lo tiene el colchoncito ese!
yo me paso toda la semana adolorida

pero, como tú me dijiste ésta mañana, en medio de tu abrazo de oso: Tú eres lo único rico de dormir aquí.

por eso, yo se lo perdono.


Me ENCANTÓ este escrito. Me hizo reír. Demás que encontramos la forma de hacerlo por el canto, ah no si no ;)

top