Sales

Sales,
te escapas de las manos atrapantes,
atragantes,
como mirando el abismo
de madera, alto.

Te sueltas.

Y te flotas,
como red de brazos
en cama vieja,
en colchón torturante vas y te sueltas,
flotante.

Y sueñas.

Te estiras un poco,
malabarista de circo pobre,
cerrando un ojo,
abriendo el otro,
sacando de a poco las ganas.

Y te lanzas.

¿Y yo?
¿Qué hago?

Te miro,
te observo
cómo modificas las formas,
como las llamas diversas,
diferentes,
pero que al final son lo mismo:

las manos,

los brazos,

la cama.

(el nombre cambia, no la idea)

Sales, apuntas y caes,
sobre mí no hay nada.
Si sólo cambia el nombre
la idea es igual,
igual es lo que sale.

Y te arranco,
mejor que ya no más.
Yo no soy lo que tú andas buscando,
soy solo un quiltro con sarna.

Un perro sin una buena cama.

1 Coments:

Sandra dijo...

gracias :)

ya lo puse en el otro blog..

top